BIENVENIDOS AL RINCÓN DEL ROCK & BLUES

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Eddie Burks - Vampire Woman (1990)

Eddie Burks fue un cantante y armonicista estadounidense de blues, conocido por tocar en el Maxwell Street Market, Chicago, en los años 1960 y 1970, cuya carrera posterior incluyó una serie de lanzamientos de álbumes, frecuentes giras y trabajos en el circuito de festivales de blues.

Burks nació en 1931, cerca de Greenwood, Mississippi, fue el decimocuarto hijo y el más joven de una familia de aparceros. Cuando era niño, uno de sus hermanos fue linchado por el Ku Klux Klan.

Después de mudarse a Chicago en 1946, trabajó en una fábrica de acero. Si bien no realizó blues debido a sus creencias religiosas, a menudo asistió a clubes en el West Side de Chicago. Además de su trabajo en la acería, Burks era un ministro de la fe apostólica y tenía una iglesia en la tienda, pero cambió a tocar blues a tiempo completo después de los disturbios precipitados por el asesinato de Martin Luther King en 1968.

Burks jugó tan a menudo en Maxwell Street Market a finales de 1960 y 1970, que se hizo conocido en la zona con el sobrenombre de "Jewtown Eddie". Durante este período también trabajó como acompañante para bluesman como Eddie Shaw y Jimmy Dawkins. Lanzó su primer single, "Lowdown Dog", en 1977, y esto fue seguido por dos lanzamientos más. Sin embargo, Burks permaneció en gran parte desconocido fuera de Chicago hasta 1990, cuando lanzó su álbum debut "Vampire Woman" para la discográfica Rising Son Records (más tarde renombrado Rising Son Blues), un sello que fundó con su esposa Maureen Walker. 

Después de esto, su carrera como solista despegó, y lanzó más álbumes, realizó giras frecuentes y obtuvo un trabajo estable en el circuito de festivales de blues. En 1994 apareció en el documental nominado al Premio de la Academia Blues Highway.

Después de su 70 cumpleaños, su salud disminuyó como resultado de la diabetes, pero continuó jugando en los clubes de Chicago hasta su muerte en un accidente automovilístico cerca de Miller, Indiana, el 27 de enero de 2005.

Luther Johnson Jr. - Luther's Blues (1976)

Luther Johnson nació en Mississippi, Estados Unidos, es un cantante y guitarrista del blues de Chicago, y que actúa bajo el nombre de Luther "Guitar Junior" Johnson. 

Luther "Guitar Junior" Johnson es uno de los artistas de blues de primera linea de la escena musical de Chicago. Johnson llegó con su familia a Chicago a mediados de los años cincuenta siendo a un muy joven, aproximadamente al mismo tiempo que el estilo de guitarra West Side, una forma de tocar alternando una picadura de una sola nota y con potentes acordes distorsionados, el estilo se estaba creando en su mayoría por Magic Sam y Otis Rush. Este estilo se convirtió en una importante contribución al blues moderno y al rock, influyendo notablemente como a Eric Clapton y Mark Knopfler. 

Johnson se mudó a Chicago con su familia en 1955. Durante la década de 1960, actuó con Magic Sam. Johnson también trabajo para la banda de Muddy Water desde 1972 hasta 1980. Johnson se sirvió de un largo aprendizaje tanto con Magic Sam y Muddy Waters, y le convirtió en un buen desempeño en su propio derecho. 

Johnson se trasladó a la costa este y comenzó al frente de su propia banda, los Rockers de Magic. Hoy en dia Luther es ampliamente considerado como el principal defensor de la guitarra del estilo West Side, y el heredero del West Side del difunto Magic Sam. 

En 1980, cuatro de sus canciones fueron incluidas en una antología por Alligator Records. Johnson ganó un Premio Grammy en 1985, por mejor álbum de blues tradicional por su participación en Blues Explosión.

Wild Child Butler - Lickin' Gravy (1988)

George "Wild Child" Butler fue un músico de la armonica  y vocalista estadounidense de blues. Butler nació en Autaugaville, Alabama el 1º de Octubre de 1936, Beatrice “Betty Mae” Butler daba a luz al primero de sus nueve vástagos en una plantación algodonera cercana a Autagaville, Alabama. Sin duda a causa de su patente niñez (contaba tan solo 13 años) el parto fue complicado y la criatura vino al mundo con bastante más debilidad que peso, por lo que ninguno de los asistentes corrió a apostar la calderilla de sus bolsillos a que el pequeño sobreviviría…como finalmente sucedió. 

Sin embargo, el apodo de “Wild Child” no procede de esta salvaje forma en que se agarró a la vida, ni mucho menos se debe a un carácter violento y pendenciero (antes al contrario, George Butler tuvo siempre fama de persona sonriente y afable). 

En el ambiente rural en el que se crió , la música formaba parte de la vida cotidiana de los pequeños aparceros que conformaban el grueso de su comunidad. Estos solían llevar sus instrumentos a los campos, para amenizar los escasos ratos de descanso durante las jornadas de trabajo y organizaban bailes y juergas interminables en los días festivos. Como el propio Butler recordaba, él ya participaba en estas celebraciones cantando los Blues que había aprendido: “Tenía 5 ó 6 años y era tan pequeño, que me subían a una mesa para que todos pudieran verme”. 

Su aprendizaje de la armónica, fue totalmente autodidacta y de hecho, construyó su primera “armónica” a los 12 años con una lata de tabaco (de la marca Prince Albert, para mas señas): “La llené con gravilla hasta la mitad y perforé uno de los extremos para soplar y gemir por los agujero, y así es como nació el sonido Swamp Harp. 

Nadie me dijo cómo se cogía una armónica, así que aprendí a usarla al contrario de lo habitua, mas o menos como hacen los guitarristas zurdos”. Este sonido, “seco” y repleto de “chasquidos”, fue su sello personal a lo largo de su carrera, lo que hizo de él un armonicista peculiar. Probablemente, su insistencia en mantener este estilo personal e intransferible, le impidió tocar con más de una banda y alcanzar una mayor repercusión comercial, pero como el mismo aseguraba: “La forma en la que toco Blues, es exclusivamente mía. El Blues no es solo algo que yo hago. Es algo que yo soy”. 

Si con esto no ha quedado clara su postura, aquí tenemos otra perla para un collar “En ocasiones, el público me decía: ¡Canta como BB King! a lo que yo respondía educadamente: Quizá algún día tengáis a BB King, pero lo que esta noche despachamos aquí arriba, es solo “Wild Child” Butler”. 

A mediados de los 40 deja la plantación por primera vez, para pasar una breve temporada en Chicago junto a su madre y una de sus hermanas menores. La gran ciudad debió causarle una gran impresión, porque después de esto no se resignó a permanecer en Alabama y a principios de los 50 se marcha definitivamente al Norte, instalándose en Detroit. Allí conoce al principal Bluesman de la ciudad, John Lee Hooker y al que será su principal influencia Rice Miller (Sonnyboy Williamson II). 

Con estos catedráticos, obtiene licenciatura bluesera y se traslada a Chicago, donde frecuenta la compañía de Little Eddie Taylor, entre otros. Aunque durante esta década participa de la bulliciosa escena bluesera de la ciudad bluesera por antonomasia, no consigue grabar ningún disco y decide volver al Sur.

De nuevo en Alabama, actúa frecuentemente en el Elks Club de Montgomery al frente de su propio grupo y participa en el concurso anual de talentos que organiza el Pigmy Theatre de dicha ciudad, alzándose con el primer premio (tal y como hizo 10 años antes Willie Mae “Big Mama” Thorton). Esto propicia un conato de grabación para el sello Jewell de Stan Lewis, que no termina de cuajar. En su lugar, se dirige al Hill & Vaughn Studio de Montgomery y registra 3 ó 4 temas en una sesión de 1961, en la que le acompañan Willie Louis a la guitarra y Sam Blue a la batería, y que paga de su bolsillo. Su intención es que Hill & Vaughn, propietarios del pequeño sello Sharp (subsidiario de Jewell) se queden con el master de la sesión y difundan las copias promocionales entre los sellos de Nashville. Pero esto no llega a suceder, porque el master desaparece poco después de imprimirse las primeras copias (oficialmente, es robado) y nunca mas se sabe de él. 

Tras este contratiempo, decide firmar un contrato con Sharp y finalmente en 1963, graba un single con dos temas propios (”Down In The Chile” / “Aching All Over“) con el nombre de “The Wild Child”. Para impulsar su lanzamiento al mercado, Hill & Vaughn deciden mandarle de vuelta a Chicago, donde todavía mantienen relaciones con algunos bluesmen. Sin embargo, la primera puerta a la que tocan es la de un Buddy Guy demasiado ocupado en preparar su inminente gira por Europa, como para prestarle demasiada atención. 

Es el omnipresente Willie Dixon (que tras el fiasco de Cobra, vuelve a trabajar para los hermanos Chess) quien finalmente lo atiende y tras escucharle, contacta con el principal distribuidor de Chess en el Sur, que no es otro que el propietario de Jewell, Stan Lewis. Así que, tras muchas idas y venidas, “Wild Child” Butler acaba casi donde empezó: firmando un contrato por 5 años con el sello de Shrevenport, Louisiana.

Esta relación, lejos de impulsar su carrera, acaba pesando como una losa sobre sus espaldas, ya que Jewell se ocupa principalmente de surtir a los Juke Joints sureños y no está interesado en producir un Lp para el mercado nacional. Por otro lado, la vigencia del contrato imposibilita la grabación para otros sellos y entre 1964 y 1968, sólo publica 4 singles que son bien acogidos por el público del profundo Sur y que engordan la bolsa de Lewis bastante más que la suya. El resto de material grabado en esos años para Jewell en los estudios Chess de Chicago (y en el que le acompañan el propio Dixon, Johnny Young, Mighty Joe Young, Big Walter Horton…) permanecerá inédito hasta décadas después, en los que serán publicados por Charly con el nombre de “Open up baby”. El rendimiento económico que esta relación tuvo para el bueno de Butler, es más que discutible.

Sin embargo no todo es negativo durante estos años. En sus constantes idas y venidas por Texas y Louisiana, tiene la oportunidad de conocer y colaborar con Roosevelt Sykes, Cousin Joe Pleasant y sobre todo, Lightnin´Hopkins. Con el maestro tejano participa en la grabación de su disco “Talking Some Sense”, e incluso aparece en el documental de 1967 “The Life Of Lightnin’ Hopkins“. 

Corren malos tiempos para “Wild Child”, que pasará 7 años sin pisar un estudio, dedicándose a recorrer los garitos de las ciudades que mejor conoce: Chicago, Detroit, Nueva Orleans y Houston. 

En 1976, el productor Ralph Bass contacta con él para que grabe en el sello TK, con base en Miami, el que probablemente sea el disco cumbre de su carrera. Y en ello tiene mucho que ver el que George sea su propio productor y que en la banda participen “doctores” de la talla del pianista Pinetop Perkins, los guitarristas Sammy Lawhorn y Jimmy Rogers, Aron Burton al bajo y el dúo Sam Lay / Nate Applewhite en la batería. Este gran álbum se tituló inicialmente “Funky Butt Lover” aunque ha llegado a nosotros, gracias a las reediciones posteriores que realizaron Rooster en 1986 y MC Records en 1998, con el título de “Lickin´Gravy”. 

Entre 1977 y 1986 recorre prácticamente todos los estados de la Unión formando parte de una All Star Band con Jimmy Rogers, Sam Lay y Ted Harvy. Paradójicamente, uno de los lugares en los que menos paran es precisamente Chicago. Finalmente se traslada a Canadá, instalándose en Toronto y allí es donde le pilla el Blues Revival de la década de los noventa. Su regreso se produce de la mano del productor británico Mike Vernon con la publicación de “The Devil made me do it” (1991) en el sello Blue Horizon. Su sonido profundo, genuino y exento de florituras, causa gran impacto, sobre todo en Europa, y como en muchos otros casos, es al final de su vida cuando George “Wild Child” Butler puede decir que tiene una auténtica carrera discográfica.

Este Bluesman genuino, que siempre defendió su personal forma de entender la música y la vida, nos dejó para siempre en Marzo de 2005 en Windsor, Ontario (Canadá). 

/